Metas efectivas y como lograrlas

Al inicio de año solemos establecer metas y objetivos para los 12 meses del año, casi como si cada uva que comemos nos llevara mágicamente a la consecución de estos; algunos piensan más detenidamente en todo lo que quieren lograr y se vuelve una muy larga lista de “objetivos” que en realidad son deseos únicamente; eso en el caso de que no seas como la mayoría de las personas que solo viven la vida sin saber ¿a dónde quieren llegar? o ¿qué quieren lograr?

Frustración, presión y desilusión son las emociones que suelen acompañarnos en el año al pensar en esa lista de “objetivos” de inicio de año; no te preocupes el problema es que has aplicado las herramientas o técnicas incorrectas para establecer estos “objetivos”.

Lo primero que debemos diferenciar es que no es lo mismo objetivo que meta.

Aunque se usan por igual, las metas son amplias, ocupas más tiempo para lograrlas, son el fin al que quieres llegar, en cambio los objetivos son los pequeños escalones o pasos que hay que lograr para llegar a la meta, digamos que si tu meta es participar en un Maratón, tu objetivo podría ser correr 2 km 3 veces a la semana el primer mes, para el segundo 2.5 cuatro días por semana y así hasta que logres completar tu entrenamiento para la competencia que deseas.

En los negocios y el ámbito profesional pasa lo mismo, establecemos la meta que queremos lograr, quizás para los próximos 8 o 12 meses y partiendo de ahí vienen los objetivos, es decir, esos pasos que daremos para lograrlo.

Es bueno ser ambicioso, pero con 2 o 3 metas es suficiente.

Otro error muy común es hacer una larga lista de metas, lo que se convertirá en una aún más larga lista de objetivos y por consecuencia muchas actividades a realizar, las probabilidades de éxito se vuelven muy lejanas y como lo sabemos, en ocasiones ni siquiera lo intentamos, es simplemente, demasiado que hacer.

Hay que definir las metas y los objetivos de forma correcta.

Otra causa común del fracaso es que definimos de forma incorrecta estas metas y objetivos, elegir las palabras correctas es importante para que el consciente y subconsciente trabajen a nuestro favor, aprender a establecer metas y objetivos con la metodología SMART (por sus siglas en inglés) es importante porque permitirá establecerlos de forma asertiva.

SMART, es el acrónimo de 5 palabras que permiten establecer objetivos efectiva y asertivamente.

Specific (especifico). Sé especifico respecto a lo que quieres lograr, qué, cómo, cuándo, dónde, con quién, son cosas que puedes preguntarte para que formen parte de esta meta, entre más específico seas mejor.

Measurable (medible). Esto es sumamente importante, tu objetivo o meta debe ser medible, no puedes decir: voy a bajar de peso, vender más o reducir la cartera vencida, siempre debe existir un %, cantidad o monto especifico, como reducir en 30% la cartera vencida o vender 2 millones de pesos.

Atteinable (alcanzable). Aunque es importante establecer retos que nos saquen de la zona de confort, no hay que pecar al ser demasiado ambicioso y establecer objetivos que no son realistas es decir que desde el inicio sabemos que será prácticamente imposible alcanzar; analicemos resultados anteriores, posibilidades y se puede definir algo que sea un reto, pero alcanzable.

Relevant (relevante). Curiosamente como experiencia personal aquí es cuando muchas de las personas con las que trabajo tienen problemas, eligen metas que no son relevantes para ellos o que realmente no están en su lista de prioridades. Cuando estas definiendo una meta debes estar seguro de que esta, es suficientemente relevante o importante para ti como para hacer que te muevas y que “pagues el precio”, de otra forma aparecerán imprevistos, pendientes o emergencias que van a distraerte de trabajar en lograr esos objetivos y llegar a esa meta. Te puedes preguntar al definir las metas: ¿Por qué lo quiero hacer?, ¿Qué pasa si no lo logro?, ¿Qué pasaría si lo logro y como me voy a sentir al hacerlo?, ¿Aparte de mí, alguien que me importe será beneficiado cuando lo logre?

Timely o time based (temporales). Establecer un tiempo de inicio y de finalización es la parte final pero igual de importante que las anteriores, si no estableces estos periodos de tiempo probablemente nunca empieces por estar postergándolo, no lo termines o lo dejes al final.

Ahora que tu meta está definida de forma efectiva puedes establecer mejor los objetivos que pueden ser mensuales, incluso semanales, el punto es que no te enfoques en el final de la carrera de 40 Kms, sino en correr y terminar cada Km y planificar el camino y los pasos a seguir para lograrlo.

Necesitas un plan de acción para cada objetivo es decir un sistema que te mantenga en movimiento.

Ahora todo se ve más simple, si enfocas tu energía en lograr esos pequeños pasos llamados objetivos, la consecuencia es el logro de la meta, para eso requieres un plan de acción o sistema que te lleve a donde quieres llegar.

En las empresas puedes dividir la meta en objetivos mensuales, bimestrales, etc. y de ahí diseñar el sistema o plan de acción, como, por ejemplo: hacer 5 cotizaciones por día, tener 4 citas por semana con prospectos calificados, hacer 20 llamadas al día, facturar 50 mil pesos diarios o recuperar 100 mil pesos semanales de cartera vencida, etc.

Todo lo que hemos mencionado anteriormente nos lleva a pasos simples, sistemáticos y organizados que te darán sensación de satisfacción y logro al conseguirlos y claro que te permiten ser estratégico para cambiar el sistema si no lo estás logrando, y no llegar a mitad del año sin avances y sin saber que hacer llenándonos de frustración. Podrías formular preguntas de apoyo para validar el plan de acción, como son: ¿Qué tengo que lograr este día para que sea productivo? ¿qué debo hacer cada semana para llegar a mi objetivo?; usar una agenda o técnicas de administración de tiempo como el Time Blocking, te serán muy efectivas para ser productivo, aunque no lo creas más horas no significa mejores resultados.

Por último recuerda que todo esta conectado a nuestras emociones, así que, si tienes una excelente semana o mes y logras tu objetivo, SIEMPRE, debes buscar la forma de reconocerte a ti mismo y porque no, premiarte, no todo es trabajar sin recompensa, date el gusto de felicitarte a ti mismo, no lo esperes de tu jefe o compañeros, el reconocimiento que cuenta más, en tu fortaleza emocional, es el que tú te das y eso es parte de lo que te impulsará a seguir en el camino correcto.

El ABC para lograr tus metas, resumen:

A Establece máximo 3 metas simultáneas usando la metodología SMART

B Divide las metas en objetivos pequeños y diseña un plan de acción para lograrlos, de esta forma crearás un sistema que te dará pequeñas victorias.

C Festeja cada pequeña victoria, al término de la semana o el mes en que lograste el objetivo date un momento para felicitarte, esa recompensa emocional te ayudará a no claudicar.

Así que te invito a olvidarte de preocupaciones y mejor pensar en tu objetivo del día o la semana, que el sistema trabaje a tu favor, festejar tus logros y el resultado será el que deseas.

Ahora ya sabes el secreto que te ayudará a lograr todo lo que te propongas.

Practica, mejora y repite, que la escalera del éxito llega hasta donde tú lo desees.

Autor: Danae Popócatl, Coach de ventas, formador y mentor comercial .

*Las opiniones expresadas por los colaboradores de SéKIRI son personales.